OBSERVATORIO COLOMBIANO
DE CRIMEN ORGANIZADO

PAZ Y CONFLICTO
DESPUÉS DE LAS FARC

Universidad del Rosario
Insight Crime Universidad del Rosario

DINÁMICAS DE VIOLENCIA

Cada mes, el Observatorio Colombiano del Crimen Organizado publica un boletín con los eventos más importantes del crimen organizado y el conflicto en Colombia. Estos informes rastrean las tendencias criminales y las dinámicas de violencia, para conformar una imagen completa del crimen en la era pos-FARC.

ENERO 2018

DESCARGAR REPORTE

Ofensiva del ELN es indicio de divisiones internas en torno a la paz

El ELN lanzó una ofensiva nacional tras el fin del cese al fuego con el Gobierno, dirigiendo ataques contra las fuerzas de seguridad y la infraestructura petrolera... LEER MÁS

Ofensiva del ELN es indicio de divisiones internas en torno a la paz

El ELN lanzó una ofensiva nacional tras el fin del cese al fuego con el Gobierno, dirigiendo ataques contra las fuerzas de seguridad y la infraestructura petrolera del país. Después de la muerte de cinco policías por la explosión de una bomba en la ciudad de Barranquilla, cuya responsabilidad se atribuyó el Frente de Guerra Urbana del ELN, el Gobierno suspendió las conversaciones de paz.

La declaración emitida por dicho frente sugiere que el atentado fue un intento de tomar la evidente estrategia nacional de la guerrilla posterior al cese al fuego como una demostración de que pueden seguir haciendo la guerra en las zonas urbanas (donde la guerrilla ha tenido poca influencia durante muchos años) en medio de las conversaciones de paz. Sin embargo, otros factores indican que puede haber una estrategia más perjudicial en juego. Las consecuencias de dicho ataque para el proceso de paz eran totalmente predecibles, pues de acuerdo con los comentarios hechos más adelante por el principal negociador del ELN, alias "Pablo Beltrán", la facción a favor de la paz entre los dirigentes de la guerrilla no autorizó dicho ataque, y ni siquiera tenía conocimiento del mismo. Esto plantea la posibilidad de que las desastrosas consecuencias de los ataques para el proceso de paz fueron totalmente premeditadas, y que los atentados fueron una declaración dirigida tanto a las facciones a favor de la paz dentro de las directivas del ELN como al Gobierno colombiano.

Guerras territoriales y problemas en la dirigencia de Los Urabeños podrían señalar su final como una organización con alcance nacional

  • La comandancia nacional de Los Urabeños se vio aún más debilitada por la entrega de Eduard Luis Vargas Gutiérrez, alias Pipón, hermano del extinto segundo al mando de Los Urabeños, Roberto Vargas Gutiérrez, alias "Gavilán", así como por el arresto de alias "Leo", quien supuestamente es familiar del máximo líder de la organización, Dairo Antonio Úsuga, alias “Otoniel”.
  • El control de Los Urabeños en importantes territorios para el tráfico de drogas en el Bajo Cauca antioqueño y en San José de Uré, Córdoba, está siendo disputado por grupos criminales que solían operar como miembros semiautónomos de la franquicia de Los Urabeños.
  • Cada vez hay menos razones para obedecer las órdenes de una dirigencia débil y distante, y mucho menos para aumentar el porcentaje de los beneficios que suelen exigir; y estas nuevas guerras territoriales podrían ser indicio de los primeros estertores violentos de la desintegración de Los Urabeños como una red de alcance nacional bajo un mando unificado.

La amenaza de la mafia de las ex-FARC cruza la frontera sur de Colombia, tras un ataque contra la policía de Ecuador

  • Las autoridades de Ecuador y Colombia están intentando localizar a un excombatiente de las FARC, Walter Patricio Arisala Vernaza, alias "Guacho", a quien culpan de un atentado con carrobomba contra una estación de policía, tras el cual resultaron 28 personas heridas en el estado de Esmeraldas, Ecuador. Al parecer, alias "Guacho" dirige una célula de la mafia de las ex-FARC compuesta por unos 50 combatientes, que está buscando el control de cultivos de coca, laboratorios y rutas de tráfico en el departamento de Nariño.
  • Este ataque representa una alarmante advertencia de que la amenaza planteada por las células de la mafia de las ex-FARC podría fácilmente extenderse a Ecuador, que es un punto de partida clave para la cocaína producida en el sur de Colombia, y país de origen de numerosos exintegrantes de las FARC en la región.

¿Los carteles mexicanos están intentando asumir el control del narcotráfico en Colombia?

  • Informes de prensa señalan que los grupos del crimen organizado mexicanos están tratando de tomar el control del narcotráfico colombiano, dado que sus socios locales no cumplieron con sus "cuotas", y que han establecido presencia en nueve departamentos del país.

  • Es muy poco probable que los mexicanos estén tratando de tomar y controlar el territorio, dado que ello implicaría un alto costo y aumentaría exponencialmente su visibilidad ante los organismos de seguridad. Lo más probable es que la naturaleza cada vez más fluida y fragmentada del tráfico de cocaína colombiano, la pérdida de socios confiables de las FARC (ahora desmovilizados) y la cada vez más fracturada organización de Los Urabeños, hayan llevado a los mexicanos a intervenir más en la cadena de suministro y en la coordinación de las actividades de producción y tráfico en Colombia.

Los refuerzos dados a las fuerzas de seguridad podrían provocar la migración de los traficantes

  • Las fuerzas de seguridad están incrementando sus acciones en dos de los territorios de Colombia donde el narcotráfico genera más violencia, desplegando 2.100 policías y militares en Chocó y ofreciendo apoyo a la Fuerza de Tarea Hércules en Tumaco, con mayores refuerzos, nuevos dirigentes y el despliegue de fuerzas especiales.
  • Los grupos de tráfico territoriales en estas áreas no tendrán más opción que hacer frente a la presión de las fuerzas de seguridad, pero los crecientes riesgos para sus operaciones y la mayor posibilidad de que sus cargamentos sean interceptados podrían conducir a los narcotraficantes internacionales que utilizan estos grupos a buscar zonas alternativas de producción, así como nuevas rutas de tráfico.